fbpx

Como aprender a tocar el Saxofón

El estudio del saxofón al principio puede ser un poco desalentador hasta que empezamos a sacarle sonido a nuestro instrumento por eso recomiendo empezar con un saxofón alto y que sepamos con seguridad que esta en óptimas condiciones, por qué recomiendo que sea alto? porque el soprano es mas difícil para empezar pues resulta complicado de encontrar la afinación perfecta y necesita mas presión en la embocadura y en el caso del tenor necesitamos mas aire y es mas pesado.

Lo mas importante es nunca frustrarnos, debemos ser pacientes con nosotros mismos y habrá quienes tengan mas facilidad al principio y a quienes les cueste un poco mas pero no hay razón para que no podamos hacerlo.
Al principio es normal que nos cansemos con facilidad así que deberemos estudiar por intervalos, tal vez 15 minutos y descansar otros 15 minutos en lo que va desarrollándose la musculatura de la boca y el diafragma.

Aquí les van algunos tips para los que comienzan:

La respiración:
Para el saxofón la respiración que se utiliza es entre diafragmática e intercostal, muy similar a la técnica que usan los cantantes.
Uno de los ejercicios que se pueden hacer para localizar la respiración diafragmática es acostarse boca arriba colocando un libro pesado sobre nuestro abdomen, vamos a inhalar por la nariz inflando la panza y exhalar desinflando, intentando que no se vaya el aire hacia la zona torácica, no mueva el pecho para nada.

La embocadura:
Debemos emparejar la mandíbula superior con la inferior, apoyar los dientes en la boquilla y enfundar los dientes de abajo con el labio de manera que nos dientes no toquen para nada la caña.
No vamos a ejercer fuerza de abajo hacia arriba sino de los costados poniendo la boca como haciendo la letra “U”.
Para ir fortaleciendo la embocadura podemos practicar un ejercicio sencillo que podemos practicar en cualquier momento en el que pasamos rápidamente de la posición de “U” a una sonrisa forzada.

La posición:
La mano izquierda va arriba y la mano derecha abajo ubicando los dedos en donde está el nácar, la altura del saxofón debe ser que no sintamos que se nos viene encima ni que lo tenemos que ir a buscar, cómodamente tiene que ir directo hacia la boca, tomamos la distancia con la boquilla dentro de la boca.

La emisión:
Vamos a soplar tratando de no inflar las mejillas ni que se salga el aire por los costados, pensamos como que el aire va dirigido entre nuestros dos dientes de enfrente, como un rayo láser tratando de sacar un sonido parejo en todo el registro, comenzar con notas largas, lo mas largas que podamos, hasta no quedarnos con nada de aire porque recién ahí es cuando el diafragma se ejercita por completo.

La digitación:
Las manos deben estar relajadas, la parte del dedo que vamos a apoyar es justo donde están nuestras huellas dactilares, empezamos apretando solamente el dedo indice de la mano izquierda y vamos bajando en orden dedo medio y anular y luego le sumamos la mano derecha, dedo índice, medio y anular pero en cada una de las posiciones nos quedamos soplando hasta quedarnos sin aire y recién ahí cambiamos de posición, ya habrá tiempo para darle velocidad y mas adelante también utilizaremos los dedos meñiques.

Esperamos les sirva de algo